miércoles, junio 28, 2006

La educación… ¿Un mero socializador, o una herramienta a las oportunidades?

Hoy en día, la educación se ve enfrentada a un dilema cuasi ético entre sus cualidades; por un lado, la falta de oportunidades de empleo se ve acrecentada en los niveles bajos de la sociedades (entre el 1er y el 2do quintil de ingresos), que se le agrega altos niveles de deserción escolar, influencia de drogadicción, alcoholismo y delincuencia en una parte de su población; y por otra parte, la falta de la educación de penetrar íntegramente en todos los sectores e la sociedad, para lograr un desarrollo equitativo en el ingreso de la población.

Hemos visto una interrogante más allá de los índices de escolaridad en Latinoamérica, en donde Chile tiene una alta tasa de alfabetización. Sin embargo, por más de los esfuerzos implementados desde el Ministerio de Educación, la entrega de la educación en Chile es de forma ineficiente, postergando a los sectores más bajos de la población a un nivel de educación mayor.

La situación es alarmante, cada día las estadísticas nos demuestran que un porcentaje no menor de los quintiles primero y segundo de la población esta sumergido en problemas de alcoholismo, drogadicción, delincuencia y embarazo adolescente. ¿Acaso la educación que estamos entregando a los estudiantes es de calidad, o cumple solamente los contenidos basados en los programas de educación, y no de las necesidades imperantes de este grupo social?

En este punto, la iniciativa desde el Ministerio de Educación, conjuntamente son organismos colaboradores como el CONACE (consejo nacional para el control de estupefacientes), el Ministerio de Salud y diversos organismos dedicados a diversas áreas en la educación, han trabajado para subsanar estas necesidades que nacen desde la población, pero si no se compromete con una educación de calidad igualitaria, con planteamientos para cada sector, una educación basada en que su curriculum oculto refleje a los alumnos que la educación es la herramienta como capital humano para subsanar la pobreza y los problemas subyacentes a ella.

Según la entrevista de Maria Teresa Chadwick al diario La Tercera
[1]”la educación es esencial para reforzar la percepción de riesgo, aun cuando esta droga (la marihuana) hoy tiene componentes adictivos mas potentes que antes”.

La educación necesita urgentemente una reingeniería tanto en su calidad, como en la forma de entregar los contenidos curriculares en cada sector. Si vemos que la desigualdad de entregar los contenidos afecta a los quintiles más bajos de la población, lo mismo sucede con los sectores que se encuentran en inferioridad de recursos (sectores rurales, o con alejamiento geofísico de los recursos). En el avance en la educación podemos ver que su expansión ha sido desacelerada y lenta, lo que no permite que le logre calidad en ella, y que discrimine a población olvidada como regionales, urbana rural, según su origen social y/o económico, técnicas, de género, etc

Para eso es importante la prevención en sectores de vulnerabilidad, ocupar las redes sociales entre comunidad y estudiantes, renovar los recursos y utilizarlos de manera óptima.
En la educación, la política social se influye directamente desde la equidad para construir o potenciar las herramientas necesarias en pro de un mayor desarrollo. Debemos permitir la equidad social. Como expresaría Abraham Magendzo
[2] en uno de sus artículos, la educación debe ir mas allá de cumplir o no metas, la educación es un derecho inalienable que debe ser respetado, pero que tiene que ser de calidad, y que se acerque a los sectores con mayor vulnerabilidad social para subsanar las desigualdades sociales.

Es la educación la que hace el constructo de país, por un sentido de pertenencia, que hace que tengamos una identidad, jugando un rol clave en la integración, generando desafíos para un reforzamiento de la cultura, en pro de los nuevos cambios. De que sirve que existan sectores desfavorecidos de nuestra sociedad, si no se pueden integrar a tiempo a nuevas oportunidades.

Entonces, ¿cual es la tarea que nace desde el trabajo social?. No debemos ser meros administradores de recursos y ser un puente entre las necesidades de estos sectores. Es mas, debemos ser garantes de que se respete el acceso a la educación, ser puente entre los jóvenes con problemas como las drogas, el alcoholismo, la delincuencia y el embarazo adolescente como se ve en los sectores marginados de nuestra sociedad, brindándoles apoyo y entregándoles herramientas con el fin de subsanar sus debilidades, y colaborando para que la educación sea un real puente de subsanar las desventajas de la sociedad.




_______________________________
[1] Entrevista a Maria Teresa Chadwick, Secretaria ejecutiva del consejo Nacional para el control de estupefacientes CONACE, a Diario la tercera, 28 de junio de 2006
[2] Abraham Magendzo, investigador, especialista en derechos humanos, curriculum, formación ciudadana, tolerancia y no discriminación, objetivos transversales - http://mt.educarchile.cl/MT/amagendzo/

1 comentario:

MiltoN dijo...

beisimo blog...
la verdad es lo mejor!
aunque a veces resulte fuerte admitirla...
felicidades!